CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

jueves, 19 de diciembre de 2013


FELIZ NAVIDAD



 Estamos próximos a esos días tan deseados por muchos, sobre todo por los más pequeños, en los que celebramos la Nochebuena y la Navidad. Recordando mi infancia, atrás quedó esa época de niñez, en la que en mi pueblo todo el mundo iba a la Misa del Gallo, era algo mágico, cenábamos no muy tarde para estar diez minutos antes de las doce de la noche en la iglesia, había que coger sitio. Allí veías a todos tus amigos, a tus vecinos, en fin todo el pueblo. Lo más importante es que sabías a lo que ibas, tenías conocimiento de porqué estabas allí, habías ido para celebrar el nacimiento del Niño Jesús, como me decían mis padres, íbamos para darle la bienvenida y que todo el año siguiente estuviese con nosotros como si formase parte de la familia. Después, venía la fiesta, nos reuníamos la familia, venían los amigos de mis padres, sus hijos que eran mis amigos y sabíamos porque era la fiesta, era porque alguien importante había venido al mundo. En aquella época Papa Noel no traía regalos, pero el mayor regalo que teníamos era saber lo que estábamos celebrando y la verdad es que con mucho menos de lo que tenemos ahora nuestra felicidad era inmensa, para todos nosotros era una noche mágica.
Con el tiempo, mucho padres ya  han perdido esa bonita costumbre de llevar a sus hijos a la Misa del Gallo para que le den la bienvenida a Jesús la noche del 24 de diciembre, por suerte, aun están los abuelos para continuar la tradición, hoy en la mayoría de los casos,  esos niños sólo esperan que Papa Noel les traiga el regalo, esa es la magia de la navidad para ellos y en muchas ocasiones hasta se sienten frustrados o defraudados porque ese obsequio no es de su agrado, a eso se va limitando poco a poco la noche de Nochebuena, para muchos, consiste en una buena cena, unos regalos y un deseo sin mucho sentimiento de feliz navidad. En estas fechas me pregunto si es posible evitar que esa costumbre tan bonita se pierda definitivamente y nuestros hijos desconozcan cual es el verdadero significado de la Navidad. Vamos a intentar que no sea así.
PROPONGO y pido a todas las personas que leen este blog que la noche del 24 llenemos nuestra Iglesias, que lo mismo que vamos   al Hospital a dar la enhorabuena a los padres que acaban de traer su hijo al mundo, las llenemos para dar la bienvenida a Jesús y le demos las gracias a Nuestra Señora la Virgen María por el gran regalo que hizo a la humanidad. Por último, también propongo que hagamos felices a los más pequeños haciéndoles partícipes de lo que significa de verdad la Navidad, que les enseñemos lo que verdaderamente se celebra y de lo importante que fue para toda la humanidad la venida de Nuestro Señor. Hagamos que vuelvan a sentir la emoción de besar al recién nacido y escuchemos todos juntos, toda la familia junta esa noche en nuestra Iglesia, ese mensaje de paz que trae Jesús.

DESDE LA PRECEPTORÍA DE ESPAÑA DE LA ORDEN DE LOS POBRES CABALLEROS DE CRISTO – MILITIA TEMPLI DESEAMOS UNAS FELICES Y SANTAS NAVIDADES Y QUE LA GRACIA Y EL ESPÍRITU DE ESE NIÑO RECIEN NACIDO ESTE CON NOSOTROS EN TODOS LOS MOMENTOS DE NUESTRA VIDA.


FELIZ NAVIDAD.

sábado, 7 de diciembre de 2013


LA INMACULADA CONCEPCIÓN

La Inmaculada Concepción de María Virgen -singular privilegio concedido por Dios, desde toda la eternidad, a Aquella que sería la Madre de su Hijo Unigénito, preside todas las alabanzas que le rendimos en la recitación de su Pequeño Oficio. Siendo así, nos parece oportuno recorrer rápidamente la historia de esa "piadosa creencia" que atravesó los siglos, hasta encontrar en las inefables palabras de Pío IX, su solemne definición dogmática.
Inmaculada1.jpg
Once siglos de tranquila aceptación de la "piadosa creencia"

Los más antiguos Padres de la Iglesia, a menudo se expresan en términos que se interpretan como su certeza en la absoluta inmunidad de pecado, incluso el Original, concedida a la Virgen María. Así por ejemplo, San Justino, San Irineo, Tertuliano, Firmio, San Cirilo de Jerusalén, San Epifanio, Teodoro de Ancira, Sedulio y otros más, comparan a María Santísima con Eva antes del Pecado Original. San Efrén, insigne devoto de la Santísima Virgen, la exalta como habiendo sido "siempre de cuerpo y de espíritu íntegra e inmaculada" . Para San Hipólito Ella es un "tabernáculo exento de toda corrupción" . Orígenes la Aclama "inmaculada entre inmaculadas, nunca afectada, por la ponzoña de la maldita serpiente" . San Ambrosio la declara "Vaso celestial, incorrupta, Virgen inmune por gracia de toda mancha de pecado" . San Agustín afirma, disputando con Pelagio, que "todos los justos conocieron el pecado, menos la Santa Virgen María, la cual, por la honra del Señor, no quiero que entre nunca en cuestión cuando se trate de pecados" .
Inmaculada3.jpg
Temprano comenzó la Iglesia -con primacía de la Oriental, a conmemorar en sus funciones litúrgicas, la Inmaculada Concepción de María. Passaglia, en su De Inmaculato Deiperae Conceptu, cree que a principios del siglo V ya s celebraba la fiesta de la Concepción de María (con el nombre de concepción de Santa Ana) en el Patriarcado de Jerusalén. El documento fidedigno más antiguo es el canon de dicha fiesta compuesto por San Andrés de Creta, monje del monasterio de San Sabas, cercano a Jerusalén y que escribió sus himnos litúrgicos en la segunda mitad del s.VII.
Tampoco faltan autorizadísimos testimonios de los Padres de la Iglesia reunidos en Concilio, para probar que ya en el s.VII era común y recibida por tradición la " piadosa creencia ", esto es, la devoción de los fieles al gran privilegio de María (Concilio de Letrán en el 649 y Concilio Constantinoplano III en el 680)................


Para ver el artículo completo seguir el enlace  http://es.gaudiumpress.org/content/53716#ixzz2mprqgwVz 


Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el
Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.