CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

miércoles, 22 de febrero de 2017

Dejamos a continuación un interesante artículo publicado en la excelente página sobre el Temple "Vox Templi".

Hallazgo de una carta inédita de Jacques de Molay, último Maestre de la Orden del Temple.

Un reciente hallazgo de Beatriz Canellas, Jefa del Departamento de Descripción del Archivo de la Corona de Aragón (ACA), ha permitido localizar una carta, inédita, dirigida por Jacques de Molay, maestre general de la orden del Temple, a Ramon de Bell-lloc, comendador de la misma el 21 de enero de 1296. Molay fue el último gran maestre de la milicia de los Pobres Caballeros de Cristo y del Templo de Salomón y murió ejecutado en una hoguera de la isla de los Judíos de París en marzo de 1314, en el curso del proceso organizado por el papa Clemente V y el rey de Francia Felipe IV el Hermoso contra su orden.

Una carta, inédita, dirigida por Jacques de Molay, maestre general de la orden del Temple, a Ramon de Bell-lloc, comendador de la misma en Ascó.
Una carta, inédita, dirigida por Jacques de Molay, maestre general de la orden del Temple, a Ramon de Bell-lloc, comendador de la misma en Ascó.
Vox Templi – 220217.-El Temple había nacido en el Concilio de Troyes de 1129 con la finalidad de acompañar y proteger a los peregrinos en Jerusalén, en el marco de las cruzadas. Con la pérdida de San Juan de Acre en 1291 se ve inmerso en la lucha de poder entre el papado y la corona de Francia, lucha que finalmente le resultará fatal, pues en 13 de marzo de 1312 el papa, bajo cuya protección se encontraba jerárquicamente la orden, firma su decreto de disolución por delitos de herejía. Tras haberse expandido por Francia, el reino latino de Jerusalén, la Corona de Aragón, la Corona castellano-leonesa, Portugal, Inglaterra, Escocia y los reinos germánicos, la orden fue liquidada y sus bienes confiscados.
La carta que ahora presentamos se inscribe en los preparativos del paso del nuevo Gran maestre del Temple, que había accedido al maestrazgo en algún momento entre 1292 y 1293, a la muerte del maestre Thibaud Gaudin el 16 de abril de 1292, a Chipre dentro de una estrategia de intento de recuperación del reino de Jerusalén tras el desastre de Acre.
La carta
El documento se encuentra inserto en un proceso judicial de la Real Cancillería (ACA, Cancillería, Procesos en folio, legajo 2, núm. 4) y relativo al pleito visto ante la Curia real por el conflicto territorial entre los templarios de Miravet y Berenguer de Entenza entre 1288 y 1293. El documento, en papel (105×305 mm.), era originariamente un suelto que hoy se encuentra pegado en el último cuadernillo. Se conserva en relativo buen estado; presenta los cinco dobleces y un cuarenta por ciento del sello de cera negra que lo cerraba y validaba y que se rompió precisamente al abrir la carta el destinatario para su lectura. Los restos del sello, que originalmente debía medir 30 mm aproximadamente, permiten distinguir la palabra “MILITV” de la parte inferior de la leyenda (“[+SIGILLVM :] MILITV[M : XPISTI]”) así como los cascos y vientre de un caballo y una cruz griega en el campo. La carta, original, no es, sin embargo, autógrafa del maestre. Debió escribirla un secretario al servicio de Molay, un francés por el tipo de grafía del documento, similar a muchos pergaminos con origen en Francia de los que se conservan en el ACA.
Para ver artículo completo ir a Vox Templi: Artículo completo Vox Templi