CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

miércoles, 27 de diciembre de 2017

LA ALDEA INFANTIL DONDE NIÑOS CRISTIANOS HUÉRFANOS SON CONVERTIDOS AL ISLAM.



La denuncia de dos sacerdotes ortodoxos que ven cómo les "roban los niños" cristianos.

Entran en Aldeas Infantiles y son adoctrinados en el fanatismo, dicen. Hablan de hasta 30 pequeños convertidos y obligados a rezar hasta 5 horas al día en una mezquita del recinto.

Todo estaría ocurriendo en la aldea que la ONG internacional tiene en Etiopía.

La voz de alarma llegaba en los primeros días de un verano de infierno de 2014. El abba Freu (abba quiere decir padre o sacerdote), advertía a sus superiores de la Iglesia ortodoxa de lo que él llama «islamización» de niños, adolescentes y jóvenes cristianos. El peligro se cierne sobre unos 120 críos distribuidos en 12 casas de acogida que Aldeas Infantiles tiene en Gode, región somalí de Etiopía. Allí los niños viven al son que marca una madre (generalmente viuda y sin hijos) y una tía (que ayuda a la madre y la suple en su ausencia). Ambas mujeres suelen ser de origen somalí y «radicalmente musulmanas». Llama la atención que, anexa a la parcela, la ONG de origen austriaco haya levantado una mezquita cuyo funcionamiento estaría próximo al de una madrasa o escuela coránica. Cinco veces al día los niños acogidos por Aldeas Infantiles deben asistir a los rezos en la mezquita. A todos, sin excepción -relata a este suplemento otra fuente local-, «se les obliga a acudir al templo y a repetir las suras coránicas (cada uno de los 114 capítulos en los que se divide el libro sagrado del islam) hasta la extenuación, versos y más versos del Corán que memorizan desde que son chiquitines».

El abba Freu, quien a pesar de temer por su vida se atrevió, junto con su compañero Efrem, también sacerdote, a denunciar la situación ante sus superiores, calcula que unos 30 niños cristianos (ortodoxos) han sido ya «convertidos» al islam a la fuerza dentro de la mezquita. Una palabra, mezquita, que las autoridades de la aldea infantil suelen dulcificar. Prefieren llamarla house of prayer o casa de oración. Han pasado más de tres años, y el padre Freu, muerto de miedo y temiendo por su vida, hace llegar a Crónica lo que se cuece bajo los techos de Aldeas Infantiles SOS en Gode. Su desgarro, unido a la impotencia que rezuma, dibuja una realidad difícil, por no decir imposible, de entender. «No sé qué hacer, me roban mis ovejas, me roban los niños, yo soy responsable ante Dios de su fe. Tengo miedo de lo que puedan hacerme los musulmanes, pero estoy dispuesto a derramar mi sangre por defender a mis fieles. Dios me pedirá cuentas de sus vidas si no hice nada por defenderlos. Pero me siento pobre, no tengo fuerza, a mí nadie me escucha, ni siquiera me dejan entrar en la aldea para hablar con los niños cristianos». Estos son los nombres de algunos de los niños huérfanos que llegaron a la aldea infantil de Gode siendo cristianos y terminaron convertidos -«a la fuerza»- al islam. Se llamaban: Newame Degene, Jafer Abichu, Nimoho Abichu, Selam Yaye, Bezawit, Lidiya, Meskerem, Biruk, Birtukan, Haymanot, Haliu, Netsanet, Yordanos, Nardos... Ahora tienen nombres musulmanes y han perdido todas sus raíces y el contacto con el resto de sus familias: primos, abuelos, tíos... Los encuentros suelen ser esporádicos o nulos. Y en el caso de que se produzcan, «el niño o niña debe ir acompañado/a de un tutor musulmán que no se separa de ellos durante toda la visita, pues los chicos tienen prohibido estar a solas con los miembros cristianos de su familia», describe con crudeza la denuncia que ha llegado a Crónica.¿Dinero para adoctrinar?El abba Freu, que ha pedido el traslado fuera de Gode porque está aterrorizado, pone el dedo en la llaga: «Yo sé que la gente que da dinero a Aldeas Infantiles SOS son cristianos en su mayoría. Estoy seguro -continúa Freu- de que quienes los ayudan no saben que su dinero se usa para adoctrinar a los niños en el fanatismo del islam». Buscamos una explicación en la ONG que tenemos más a mano, Aldeas Infantiles SOS España, Premio Princesa de Asturias de la Concordia 2016. -¿Conocían ustedes que en la Aldea infantil de Gode han levantado una mezquita a la que tienen que acudir obligatoriamente los niños, cristianos, acogidos en esa aldea?

Fuente: http://www.elmundo.es/cronica/2017/12/27/5a3d64fde5fdeacc108b4679.html